viernes, 6 de marzo de 2009

Aparición de Jesús a Sor Faustina Kowalska



Señor Jesús, en la cruz manifestaste tu obediencia al Padre, y tu voluntad de salvación universal; venimos a implorarte perdón, y a darte gracias por tu amor.
Queremos hacer conocer tu Evangelio mediante las obras de misericordia para la conversión de los pecadores, el consuelo de los afligidos y la asistencia a los pobres y enfermos. Envíanos tu Espíritu Santo, pues necesitamos sanar nuestra libertad humana , para construir un mundo donde reine la misericordia y se anticipe el Banquete definitivo.
Ayúdanos a dar testimonio de fé y esperanza, delante de nuestros hermanos, varones y mujeres para que comprendamos todos que la felicidad perfecta se encuentra en Tí.
Indícanos el camino hacia el Padre, para llegar a adorar el Misterio de la Trinidad, junto a María y los Santos. Amén.-



DEVOCIÓN A LA DIVINA MISERICORDIA

« MENSAJE DE JESÚS MISERICORDIOSO »

INTRODUCCION

“LA HUMANIDAD NO ENCONTRARA NI TRANQUILIDAD NI PAZ, HASTA QUE SE VUELVA CON PLENA CONFIANZA A MI MISERICORDIA”. (Palabras De Nuestro Señor A Sor Maria Faustina Kowalska).
La Divina Misericordia tiene particular condescendencia para con la humanidad de nuestros días, tan fría en la fe a causa de los dolores que la oprimen, y debido a la ansiedad de un porvenir que se vislumbra incierto y oscuro ...
Desde el año 1931 Nuestro Señor se apareció repetidas veces a una humilde religiosa, Sor María Faustina a la cual enseñó una nueva forma de Devoción a la “Divina Misericordia“, ordenándole que la propagase.
Dios manifestó así, por medio de Sor María Faustina, su anhelo de conducir a la desdichada humanidad a buscar su refugio en donde se encuentra la sola y única fuente de toda salvación .
El lector encontrara en el capítulo “A los devotos del Sagrado Corazón de Jesús“ alguna explicación referente a las revelaciones mutuas de esta devoción con el culto del Corazón Sagrado.
Ya se han obtenido muchos milagros por medio de la devoción a la Divina Misericordia, entre otras la curación de una enferma desahuciada, Bárbara Klos; la de la hija de Zdrojewski y varios otros casos que actualmente son examinados por la autoridad eclesiástica.
Igualmente, desde América escriben que la nueva forma de Devoción a la Divina Misericordia ha penetrado también allí; que la imagen de Jesús Misericordioso y el relato de dicha devoción fueron llevados allí en el año 1940 por uno de los pp. Marianos, de Polonia, a través de Rusia y de Siberia; que en el convento de Stockbrige, (Mass. E.U.A.) existe un secretariado general para la difusión de esta devoción, la cual penetra hondamente en los corazones, y en todas partes se señalan gracias obtenidas con semejante práctica de piedad.
El 27 de febrero de 1948 el locutor de Radio Vaticano transmitía un mensaje especial referente a Sor María Faustina, Apóstol de la Divina Misericordia, el cual terminaba así; “Al mundo, que se encuentra en la boca del abismo, Jesús le envía su sierva para que le diga que se eche en brazos de la Divina Misericordia; así concederá a todos los hombres la vida, la verdadera felicidad, el orden y la paz duradera”.
A fin de propagar esta Devoción, los obispos de Polonia determinaron someterla al examen de la Santa Sede, pidiendo se designara fijar para el primer domingo después de Pascua «La Fiesta de la Divina Misericordia» .
Los Devotos de la Divina Misericordia pueden pues, alegrarse, ya que esta causa está en buen camino y pronto, así lo confiamos, esta Devoción inflamará el mundo entero . . .

1.PRINCIPIO Y DESARROLLO DE LA DEVOCIÓN
A LA DIVINA MISERICORDIA

Esta Devoción empezó a propagarse en Polonia pocos años antes de la II Guerra Mundial, pero en forma mas bien limitada. Se presentó por primera vez al gran publico cuando en 1935 la nueva imagen de Jesús Misericordioso fué expuesta en Wilna, en Ostra-Brama, para la solemne clausura del año jubilar del XIX Centenario de la Redención del género humano. Predicaba durante el jubileo el Abate Sopocko, confesor de Sor María Faustina, sobre la Divina Misericordia, exhortando al pueblo a recurrir a ella con toda confianza.
Después siguió un período de silencio; pero muy pronto la Devoción volvió a reanimarse con la publicación de un librito impreso en Cracovia en 1937, el cual tenía estampada la imagen de Jesús Misericordioso, con la novena, el rosario de la Divina Misericordia, y las letanías propias, todo lo cual obtuvo un éxito maravilloso, de tal manera que con dicho librito, provisto de la autorización del ordinario, la Devoción empezó a propagarse.
Entonces vivía aún Sor Faustina, quien tuvo el gozo de ver que la Devoción a la Divina Misericordia conmovía los corazones. Empero, un éxito mayor se obtuvo después de su muerte, o sea en 1938, y más particularmente después del anuncio de la guerra de 1939, que ella había predicho detalladamente, y que dentro de poco realmente, con crueldad diabólica, había de sumergir a muchas naciones en el abismo de la desolación. Fue entonces cuando millares de hombres buscaron su refugio en la Devoción a la Divina Misericordia, y experimentaron refugio y salvación, constatando así, por propia experiencia, la gran verdad de las palabras dichas por Jesús misericordioso:
«La humanidad no hallará la paz hasta que no se vuelva con fe a mi Divina Misericordia . . . »
Entonces la imagen de Jesús Misericordioso, encuadrada en magníficos marcos, fue expuesta en las iglesias más concurridas, a donde acudieron los fieles a implorar perdón y a ser preservados de las calamidades de aquellos aciagos días; muchos ex-votos atestiguan aún las numerosas gracias obtenidas entonces milagrosamente.

SOR MARIA FAUSTINA

Sor María Faustina (su nombre de bautismo y de familia era Helena Kowalska) nació en Glogwice, pueblo no lejano de Lodoz, la mayor ciudad industrial de Polonia, el día 25 de agosto de 1905.
Hija del pueblo, a los veinte años entró en la congregación de Religiosas consagradas a la Madre de Dios de la Misericordia, conocidas por el vulgo con el nombre de Hermanas de Santa Magdalena, para la educación de las niñas pobres y abandonadas.
Fue enviada por la obediencia a varias casas de su congregación; entre otras las de Varsovia, Plock, Vilna Lagiewniki, en las que trabajó sobre todo en la cocina y en el jardín. También fué empleada en diferentes servicios de la casa y hasta ejerció el oficio de portera.
Trabajaba con diligencia, cual laboriosa abeja, pero en el ocultamiento.
Además del trabajo, lo que ocupaba y llenaba su vida de comunidad era la oración, que practicaba aún en medio de sus agudos sufrimientos , con los que fué frecuentemente probada .
Una hermana suya en religión nos certifica que Sor Faustina no demostraba en su porte exterior ninguna singularidad ; mas bastaba haberla hablado una vez para tener la impresión de que aquella Hermana no era como las demás . Se admiraban en ella el equilibrio del juicio , la paz interior , la serenidad del corazón Exteriormente la vida de Sor Faustina se presenta más bien sencilla y monótona , empero edificante y ejemplar . Quien ha podido conocer de ella el interior y leer los Recuerdos Espirituales , escritos por Sor Faustina por mandato de su confesor , no puede resistir a la profunda impresión que siente al encontrarse frente a un alma favorecida por el cielo con dones excepcionales .
Para Sor Faustina la santidad que ardientemente deseaba , para cuyo logro se había hecho religiosa , no consistía en visiones y revelaciones , sino más bien en la práctica sólida de la virtud . Por este motivo , todavía antes de hacerse religiosa , y más particularmente después que entró en Religión , se ejercitó con creciente constancia en obtener la pureza de alma , la humildad , la paciencia , la obediencia , la pobreza , la bondad , la solícita caridad para con el prójimo hacia el cual se mostró siempre abnegadamente inclinada . A todas estas virtudes añadía un gran recogimiento interior , una profunda piedad y , sobre todo , un gran amor de Dios .
La misma Virgen Santísima le indicó la vía activa en el desarrollo de las virtudes fundamentales .
En la Fiesta de la Inmaculada Concepción - escribe Sor Faustina - vi a la Santísima Madre de Dios , bella con belleza incomparable , que , sonriente , me dijo; «Hija mía , por deseo de Dios , te seré Madre de un modo particularísimo; pero, deseo que tú me seas hija de un modo también particular. Deseo que te ejercites en las tres virtudes que me son más gratas que todas las otras, y son predilectas de Dios. La primera de estas virtudes es la humildad, la humildad, y lo vuelvo aún a repetir, la humildad. La segunda es la pureza, y la tercera el amor de Dios». Luego me apretó sobre su corazón y desapareció. Después de esta visión mi alma se sintió admirablemente atraída hacia esas virtudes y en ellas me ejercito fielmente. Están como grabadas en mi corazón“.
El Espíritu Santo elevaba el alma de Sor Faustina , le hacía sentir la presencia íntima de Dios, la llenaba completamente, atrayéndola a visiones celestiales y divinas. Como prueba citamos una, la del día de la Ascensión del Señor, de 1937.
«Desde aquella misma mañana - escribe Sor Faustina -, mi alma fue tocada por Dios. Después de la Sagrada Comunión, mientras mi alma se entretenía con el Padre Celestial, fue arrebatada en el fuego de su amor. Entonces comprendí que nada exterior podía ser comparado con el puro amor de Dios. Veía el gozo del verbo encarnado, y permanecí sumergida en el misterio de la trinidad de Dios. Me invadió un amor tan grande hacia el Padre Celestial que todo aquel día permanecí como absorta en un éxtasis de amor. Todo lo demás, delante de Dios, desaparecía como una gota en el océano. No hay felicidad mas grande que ésta, que Dios me concedió, haciéndome comprender interiormente cuánto ama Dios cada latido de mi corazón y como manifiesta amarme con amor todo especial.»
De aquel conocimiento, de aquella donación de sí misma a Dios, nació en su alma un inmenso y ardiente deseo expresado con estas palabras; «Oh Criador mío, suspiro sólo por ti. Todo lo que existe en la tierra me parece como pálida sombra.
Te busco y deseo a ti ..., Señor, atráeme a tí ..., pues muero del deseo de ir a ti, Oh muerte,
¿dónde estás?... Señor, me atraes al abismo de tu Divinidad y Te escondes en las tinieblas. Aunque todo mi ser está abismado en Ti, deseo, no obstante, contemplarte cara a cara.¿Cuándo podré realizarlo?...»
Recordemos también la familiaridad que Sor Faustina tuvo con los Santos del Cielo. Numerosos fueron los favores y privilegios que obtuvo de ellos, como leemos en su «diario». A semejanza de San Estanislao de Kostka, tenía trato familiar con los ángeles; y con frecuencia, durante la Santa Misa, se le aparecía el Niño Jesús. Las escenas de la Pasión de Nuestro Señor eran vividas por ella sensiblemente, y tuvo sublimes revelaciones de la Santísima Trinidad.
Estos hechos extraordinarios no sólo la llenaron de profundo recogimiento, sino que también encendían en ellas deseos y llamas de amor inextinguibles.
Sor Faustina murió víctima de la tuberculosis en la Casa Madre de Lagiewniki, junto a Cracovia, el día 5 de octubre de 1938.

LA MISION DE SOR FAUSTINA

La humanidad, especialmente en este último siglo, se ha alejado más y más de Dios. Por este motivo, a pesar del progreso de la civilización, se siente cada día mas afligida e infeliz. Para salvar esta humanidad tan extraviada y también tan culpable, el Cielo le ha enviado, en estos últimos tiempos, avisos extraordinarios. La Santísima Virgen, en las grandes apariciones de La Salette, Lourdes, y Fátima, exhorta a la penitencia y a una vida de fe y caridad. Si esto no se cumple, grandes calamidades, predichas por la Madre de Dios, caerán sobre la humanidad en castigo de su prevaricación.
En el número de esas grandes apariciones hemos de incluir también aquellas hechas por Nuestro Señor a Sor Faustina. A ella apareció el mismo Salvador, el cual, con la nueva revelación de su Misericordia, quiere convertir a la humanidad y alejarla del camino de perdición...De hecho, con frecuencia repetía a su confidente:
«LA HUMANIDAD NO TENDRA PAZ HASTA QUE NO SE VUELVA CON CONFIANZA A LA DIVINA MISERICORDIA.»
Jesús Misericordioso se reveló por primera vez a Sor Faustina, en Plock, el día 22 de febrero de 1931. He aquí la descripción que ella misma nos ha dejado;
«La tarde de aquel día,cuando me hallaba en mi celda, vi al Señor vestido con vestidura blanca. Tenía una mano alzada en actitud de bendecir, y con la otra tocaba la túnica blanca sobre el pecho. Del pecho, por la abertura de la túnica, salían dos grandes rayos de luz, uno encarnado y el otro blanco. En silencio contemplaba la mirada del Señor. Mi alma era presa del temor, pero también de gozo inefable. Poco después Jesús me dijo;

«PINTA UN CUADRO SEGUN EL MODELO QUE VES,Y ESCRIBE DEBAJO;«JESÚS,EN VOS CONFIO».
DESEO QUE ESTA IMAGEN SEA VENERADA EN PRIMER LUGAR EN VUESTRA CAPILLA Y LUEGO EN EL MUNDO ENTERO.»

Después de la manifestación de este deseo, Sor Faustina señala dos promesas hechas por Jesús;
«Prometo que no se perderá el alma que venere esta imagen. Le prometo ya desde esta vida la victoria sobre sus enemigos, y particularmente en la hora de la muerte. Yo, el Señor,la defenderé como a mi gloria».
Fue esta, pues, para Sor Faustina, una visión extraordinaria, ya que bajo esta figura no había visto nunca al Señor. Además, la orden de pintar un cuadro de forma nueva era para ella preocupación constante. Humilde religiosa, conocía la práctica de los quehaceres domésticos, no de las artes. Antes que el cuadro estuviera pintado, Sor Faustina tuvo que experimentar muchas dificultades y muchos sinsabores...

Cuando Sor Faustina, por mandato de su confesor, pidió durante la oración el significado de las apariciones, recibió en respuesta la siguiente explicación:
«Los rayos de luz de la imagen representan la Sangre y el Agua que brotaron de lo íntimo de mi Misericordia cuando en la Cruz mi Corazón agonizante fue abierto con la lanza.Los rayos blancos representan el Agua, que justifica a las almas, los encarnados la Sangre, que es vida de las almas. Estos rayos protegen a las almas de la ira de mi Padre Celestial. Feliz será el que viva a la sombra de ellos, ya que la mano de la Justicia Divina no llegará a tocarlo“.
El Salvador desea que esta conmovedora prueba de su amor, es decir, el haber dado hasta la última gota de su preciosa Sangre, juntamente con el Agua, sea particularmente venerada en la Devoción a la Divina Misericordia. A ese fin encargó a Sor Faustina que escribiera esta breve jaculatoria:
«Oh Sangre y Agua, que manasteis del Corazón de Jesús, cuál fuente de Misericordia hacia nosotros, confío en Vosotras», y le encargó que la recitara con frecuencia.
Con el fín de que nadie dudase de los sentimientos que debe despertar esta imagen, El mismo dijo a Sor Faustina que escribiera debajo de ella: «Jesús,en Vós Confío», y le explicó también el porqué;
«Ofrezco a la Humanidad el Vaso con el cual debe venir a la Fuente de la Misericordia para obtener gracia el Vaso es esta imagen, debajo de la cuál está escrito: «JESÚS, EN VÓS CONFÍO».
¡Confianza!He ahí el grande reclamo de JESÚS en esta Devoción.«Arden en Mí las llamas de la Misericordia»,dice el Señor, y Yo quiero derramarla en el Corazón de los Hombres.Se queja dolorosamente de su desconfianza; «La falta de Confianza lastima mis entrañas.Me aflige mucho más aún la desconfianza de las almas elegidas. A pesar de que mi Amor es inextinguible, no Confían en Mí».
«Para consolación de los mayores pecadores, ellos antes que los demás,tienen derecho a la confianza en el abismo de mi Misericordia. La mayor consolación la recibo de aquellas almas que se confían en mi Misericordia. A ellas concedo gracia por encima de sus deseos. No puedo castigar a aquél que, aún siendo gran pecador, y el peor de todos, se confía a mi bondad; lo justificaré en mi inescrutable e inmensa Misericordia».
El Salvador dirige un sentido llamamiento a los hombres, a fín de que se apresuren a acudir a la Misericordia antes que sobrevenga la Justicia; «Escribe que antes de venir como Juez, abriré de par en par la gran puerta de mi Misericordia. Quién no quiera pasar por esta puerta, tendrá que pasar por aquella de mi Justicia».
El Señor dió a conocer varias veces a Sor Faustina la enormidad de los pecados de los hombres. Consternada a la vista de tal monstruosidad, ella le preguntó una vez cómo podía soportar tan terribles ultrajes. «Para el castigo - respondió el Salvador - tengo toda la Eternidad: ahora prolongo el tiempo de mi Misericordia; más ¡Ay de ellos si no aprovechan el momento de mi gracia! ...
Confidente de los secretos de mi Misericordia, te obligo, no sólo a que escribas de ella para anunciarla, sino igualmente a que implores gracia para que ellos también adoren mi Misericordia.
Otra vez le dijo; «Escribe que cuanto es más grande su miseria, tanto mayor derecho tienen a mi Misericordia. Llamo a todas las almas a la confianza en el insondable abismo de mi Misericordia, porque deseo salvarlas a todas. La fuente de mi Misericordia ha sido abierta para todas las almas con el golpe de la lanza en la Cruz.
No he excluido de ella a ninguna».

DE LA HONDA PIEDAD DE SOR FAUSTINA

Al querer hablar de otros medios para extender mejor la Devoción a la Divina Misericordia, conviene recordar, ante todo aunque sea brevemente la actividad desarrollada por Sor Faustina en esta empresa. Deseaba el Señor que el Corazón de la que había de ser Apóstol de la Divina Misericordia estuviera lleno de este su atributo divino. Examinando atentamente la vida de Sor Faustina, se ve claramente que esta era la única preocupación de su vida.
Sor Faustina era diligentísima en la práctica de la caridad con los pobres y necesitados en cuanto se lo permitía su Regla, y lo hacía con tanto celo y prontitud, que Nuestro Señor Jesucristo manifestó, de un modo milagroso su complacencia por estos actos de caridad. Más sobre todo, procuraba salvar a los pecadores, ayudar a los moribundos y aliviar a las almas del Purgatorio.

Los Moribundos:¡Cuántos de estos pobrecillos se encuentran en peligro de condenarse! Procurar la salvación eterna de su alma es la mayor obra de caridad que se les puede hacer. Sor Faustina dejó escrito; «Muchas veces asisto a las almas de los agonizantes y pido para ellas la Confianza en la Divina Misericordia. Esta, frecuentemente,alcanza al pecador en los últimos momentos de manera tan admirable y milagrosa que lo hace volver a Dios y le obtiene el perdón.
¡Cuán insondable es la Misericordia Divina! «Muchas veces - prosigue - me encuentro con los pobres moribundos,en relación con ellos; el Angel de mi Guarda me mueve a decir esto». Y acontece que, a veces, los agonizantes se encuentran a miles y miles de leguas de distancia de Sor Faustina.
«Entonces - continúa la Sierva de Dios - el Señor acorta las distancias y con una iluminación extraordinaria que me da, se me presentan los moribundos como si estuvieran junto a mí espiritualmente; continúo rogando hasta que siento calma en mi alma, señal de que el alma del moribundo está en paz con Dios.»
«Con frecuencia he tenido confirmación de que la agonía extrema del moribundo empezaba cuando me sentía movida a orar.»
Estaba convencida que la Coronilla de la Divina Misericordia ayudaba de un modo especial a los agonizantes : “ Reza la Coronilla que te he enseñado , le decía una voz interior ; y luego experimentaba cómo la fuerza de la Divina Misericordia se enseñoreaba del moribundo .
Ansiosa de salvar a los moribundos de su condenación eterna , las peticiones de Sor Faustina eran verdaderamente audaces El viernes , 8 de diciembre de 1937 , durante la Misa , sintió de un modo especial la presencia del Señor . Cuando terminó la Misa , con gran confianza hizo la siguiente oración ;
« JESÚS , te ruego , por la grandeza infinita de tu Misericordia , que las almas de todos los que hoy han de morir , aunque fuesen grandes pecadores , escapen del fuego del infierno . Hoy es Viernes , día de la conmemoración de tu agonía en la Cruz , y siendo tú Misericordia Infinita , inmensa , los ángeles no se maravillarán de ello . »
Jesús la estrechó contra su Corazón y le díjo ; « Amada Hija , has entendido bien la profundidad de Mi Misericordia . Cosa grande pides ; con todo , lo haré como deseas . »
2)LAS ALMAS DEL PURGATORIO ; - Sor Faustina tenía para con las almas del Purgatorio un corazón lleno de verdadera piedad y misericordia . Sabiendo bien que se les olvida en sus grandes sufrimientos , postrábase ante la Misericordia Divina y ofrecía por ellas sus plegarias y padecimientos ; y Dios permitía que las mismas almas le pidieran oraciones y luego le informaban del alivio obtenido por ellas , ó de que gozaban ya de la felicidad eterna .

2)LOS PECADORES ; - La conversión y salvación de los pecadores era su gran anhelo . Jesús quiso que el Corazón de Sor Faustina fuera semejante al suyo , compasivo e inflamado de Misericordia , « Hoy (25-III-1938) he visto a Jesús sufriendo é inclinandosé hacia mí , díjome estas palabras : « Híja Mía , ayúdame a salvar a los pecadores » . Al punto penetró en mi alma el fuego de la caridad para la salvación de las almas . Cuando volví en mí , sabía bien cómo debía salvarlas y me preparé para grandes sufrimientos ... Hoy aumentó el dolor ; además he sentido las heridas de los pies , de las manos y del costado . . . Me dí cuenta de rabia del enemigo de las almas ; más no se atrevió a tocarme ,
3)« Obtenía la salvación de muchos pecadores con sus sufrimientos y con su oración , llena de admirable sencillez y de inmensa confianza » .
« Esta mañana (16-XI-1937) - escribía Sor Faustina - después de haber hecho mis ejercicios espirituales , empecé a trabajar de ganchillo . Dabamé cuenta , que Jesús reposaba en mi corazón ; esta profunda y dulce persuasión de la presencia de Dios . . . movióme a decir la presente oración ; »
« Oh Santísima Trinidad que habitas en mi corazón . Te ruego que concedas la gracia de la conversión a tantas almas , cuantos serán los puntos que haré con este ganchillo » .
Como respuesta a esa oración , escuchó interiormente las siguientes palabras : « Hija , tu petición es demasiado grande ...»
- Jesús , para tí es mas fácil dar mucho que poco . . .
- Mas toda conversión pide un sacrificio
- Te ofrezco este mi trabajo .
- ¿ No te parece que es poco en comparación de tan gran número de almas ?
- Pero Tú , Jesús , durante treinta años , con un trabajo semejante , has procurado la salvación de las almas . Y ya que la obediencia me prohíbe hacer grandes penitencias y mortificaciones , ruégote , Señor , aceptes estas pequeñeces bendecidas por la obediencia , como si fueran una gran cosa .
Al punto , oyó interiormente en su alma ; « Hija , tu oración es despachada favorablemente » .
Bien podemos considerar estos hechos como preludio de la gran misión que el Señor dió a Sor Faustina cuatro meses antes de su muerte . Corrían los primeros días de junio de 1938 : Sor Faustina se encontraba gravemente enferma en un hospital de Cracovia . El Salvador , a la vez que con grandes padecimientos la favorecía con muchas gracias , entre estas , una que puede llamarse el « Testamento de la Misericordia » . Otra vez mas el Señor le representa la grandeza de la Misericordia .
« Has de saber , Hija Mía - le dice - , que mi corazón es la misma Misericordia . De este mar de misericordia se difunden las gracias a todo el mundo . Ningún alma que a mi se acerque quedará sin consuelo . Toda miseria desaparece en el abismo de mi Misericordia , y todas las gracias brotan de esta fuente de salvación . »
Hemos visto cómo el Salvador manifestó solemnemente a su humilde sierva el poder de su Divina Misericordia ; ahora veremos cómo el Salvador la iluminó acerca de la naturaleza de la íntima relación que ella debía tener con la Divina Misericordia . Dícele : « Hija mía , deseo que tu corazón sea el asiento de mi Misericordia . Deseo que esta Misericordia se difunda por toda la tierra a través de tu corazón . Quien se acerque a ti que no se aleje sin esta confianza en mi Misericordia , que Yo tanto anhelo ver en las almas . »
De aquí se deduce que Jesucristo escogió a Sor Faustina para una grande e importante misión , que abraza ;
1)Que Jesús desea que Sor Faustina sea la distribuidora de la Divina Misericordia .
2)Que es deseo de Nuestro Señor que las almas se acerquen a la Sierva de Dios para por su medio obtener su Divina Misericordia .

1)Que Jesucristo quiere hacer del corazón de Sor Faustina el templo de su Divina Misericordia .
Todo esto debe inspirar a las almas gran confianza en la intercesión de esta santa religiosa para obtener la Divina Misericordia . Podemos estar seguros que , según los deseos del Salvador , Sor Faustina , muerta en olor de santidad , cumplirá la misión especial que el Señor le ha encomendado de extender la devoción a la Divina Misericordia . Jesús desea hacerla mediadora especial de su Misericordia . De esta misión estaba ella convencida , sabiendo que había de guiar muchas almas a la Divina Misericordia , no sólo en esta vida , sino también en la otra . Por eso escribe en su diario ; Estoy convencida que mi misión no terminará con la muerte , entonces empezará . Oh almas , no lo dudéis ; yo os correré el velo que os impide ver el cielo y os convenceré de la gran bondad de Dios , con el fin de que no traspaséis mas el Corazón dulcísimo de Jesús con la incredulidad .
DIOS ES AMOR Y MISERICORDIA

MEDIOS PARA ALCANZAR ESTE FIN

El Divino Salvador desea ardientemente que en la humanidad actual se despliegue una nueva corriente de piedad , un gran retorno a DIOS , una conversión tal que la pueda salvar .
Este retorno ó conversión debe consistir en reconocer el grave yerro cometido alejándose de DIOS , fuente única de paz y de felicidad .
El Señor quiere que la humanidad , reconociendo su miseria y a la vez su culpa , se vuelva con humilde y profunda confianza a su infinita Misericordia , esperando de El la propia salvación . Se diría que de este amplio y sincero recurso a la Misericordia Divina de Jesús va hacer depender la salvación de la humanidad de la gravísima ruina que la amenaza .
Tal es el significado de estas palabras del Divino Salvador a Sor Faustina ; “ La humanidad no hallará paz hasta que
no se vuelva con confianza a la Divina Misericordia “ .
Para obtener con más eficacia este grande retorno a DIOS , ya sea en cada corazón , ya en las naciones , el Salvador presenta como medio una gran devoción a su Divina Misericordia .
Dicha devoción ha de ser , sobre todo , interna ; es decir , que brote del corazón , de la voluntad de cada alma penitente y arrepentida de los pecados propios y ajenos , y llena de confianza en la infinita Misericordia Divina .
Además de este espíritu interior , sin el cual la devoción sería vana , Jesús nos indica algunos medios exteriores , mediante los cuales , como por un canal , quiere EL distribuir los tesoros de su Misericordia .

LA IMAGEN DE JESÚS MISERICORDIOSO

Esta imagen es como el símbolo elocuente de la nueva devoción , descrita anteriormente . Esta imagen característica es muy apta para evocar en el alma de quien la mira como un llamamiento de la inexhausta Misericordia Divina , y en el corazón un sentimiento de gran confianza .
Se han estampado de ellas centenares de miles en diferentes países , y se han acuñado casi otras tantas medallitas representando la misma imagen , obteniendo con ello , de un modo maravilloso , abundantes gracias espirituales y temporales .


LA FIESTA DE LA MISERICORDIA

El Divino Salvador quiere , empero , que ese retorno abrace no solamente los individuos y las familias , sino también todas las naciones y toda la humanidad .
A tal objeto , por medio de su confidente , pide la institución de una nueva fiesta , determinando el día de ella ;
« Deseo que el primer domingo después de Pascua se celebre la Fiesta de la Misericordia »
En la historia de la Iglesia Católica se encuentran a muchas solemnidades que fueron establecidas a causa de revelaciones privadas . Entre otras , la Fiesta del Corpus Christi , instituida debido a las revelaciones de la beata Juliana de Montcornillon ; la del Sagrado Corazón , como consecuencia de las revelaciones de Santa Margarita María Alacoque ...
Entre las fiestas de la Santísima Virgen , cabe citar ; la fiesta del Carmen , la de Nuestra Señora de Lourdes y la del Inmaculado Corazón de María , esta última instituida en todo el mundo por el actual Pontífice Pío XII , después de las prodigiosas apariciones de la Santísima Virgen de Fátima .
En lo referente a la nueva devoción a la Divina Misericordia , el Salvador desea que su fiesta tenga importancia vital
Con esta fiesta se obtendrán grandes privilegios y gracias . Escuchemos las palabras de Jesús a Sor María Faustina ;
« Híja mía , habla a todo el mundo de mi inconmensurable Misericordia . Deseo que la Fiesta de la Misericordia sea la salvación y el refugio de todas las almas , más particularmente de los pobres pecadores . En ese día se abrirán las puertas de mi Misericordia ; derramaré todo el océano de mis gracias sobre las almas que se acerquen a la fuente de mi Misericordia . El alma que aquel día confesare y comulgare , obtendrá remisión completa de las culpas y de los castigos . Que nadie tema acercarse a Mí , aún cuando sus culpas fuesen las más atroces . Esta fiesta , nacida de lo íntimo de mi Misericordia , queda confirmada en sus profundidades .
« Deseo que se celebre solemnemente el Primer Domingo Después de Pascua » .
Vemos , pues , en primer lugar , que Jesucristo desea ardientemente la institución de dicha festividad ; luego que , al igual de aquélla de su Sagrado Corazón establecida en determinado día ; es decir , el primer viernes después de la octava de Corpus , así igualmente para la festividad de la Misericordia establece un determinado día , es decir , el Domingo in Albis
Los devotos a la Divina Misericordia han de recordar que , antes de la institución de la fiesta del Corpus Christi , y más aún antes de la del Sagrado Corazón , hubo que vencer gravísimas dificultades . Igualmente sucederá también con la fiesta de la Divina Misericordia .
Hemos pues , de estar dispuestos a desplegar todo el esfuerzo y todo el celo que la Providencia exija de nosotros para obtener el objeto deseado . Y más que todo tendremos que elevar al cielo fervorosas oraciones , a fin de que las supremas autoridades de la Iglesia consientan en la institución de la nueva fiesta que Jesús pide por medio de su fiel sierva .

Algunas Prácticas de Piedad

En los escritos de Sor Faustina encontramos todavía otros medios para propagar y profundizar en la devoción a la Divina Misericordia . Dos de éstos , según el diario de Sor Faustina , le fueron propuestos y ordenados por el mismo Salvador , y merecen , por consiguiente , de un modo particular nuestra atención
Son los siguientes : La Coronilla , y la Novena a la Divina Misericordia .

LA CORONILLA A LA DIVINA MISERICORDIA

El día 13 de setiembre de 1935 , Sor FAUSTINA tuvo una visión . En ella vió un Angel , ejecutor de la venganza divina . En sus manos tenía relámpagos y rayos . Viendo esta señal de la ira de Dios que debía herir la tierra , más especialmente en determinada parte , Sor Faustina empezó a pedir al Angel que tuviera piedad , a pesar de que comprendía que en presencia de la ira de Dios su oración no podía tener eficacia . . . Entonces vió a la Santísima Trinidad en el resplandor de su incomprensible Santidad .
En el mismo instante , la humilde religiosa experimentó dentro de sí las palabras con las cuales , con fuerza insólita , empezó a implorar socorro por el mundo . ¡ Oh Prodigio ! Ante aquella oración el Angel se sintió desarmado y no pudo cumplir ya su obra de justo castigo . . .
He aquí las palabras con las cuales se había dirigido a Dios ; « Padre Eterno , Te ofrezco el Cuerpo y la Sangre , el Alma y la Divinidad de tu Amado Híjo y Señor Nuestro Jesucristo , en expiación de nuestros pecados y los de todo el mundo . Por su dolorosa Pasión , tened Misericordia de nosotros y del mundo entero . . . »
Al día siguiente , cuando iba a la Capilla , sintió interiormente esta recomendación ; cada vez que entres en la Capilla reza en seguida la oración que ayer Yo te enseñé . Después oyó todavía detrás de sí estas palabras : « Esta oración sirve para aplacar la cólera de Dios . Tú la recitarás durante nueve días seguidos sirviéndote del Rosario , de la manera siguiente : En primer lugar reza un PadreNuestro Avemaría y Credo ; después , en las cuentas separadas ó granuladas dirás : “ Padre Eterno , Te ofrezco (como te he enseñado), y en las diez restantes , repites : « Por su dolorosa Pasión , tened misericordia de nosotros y del mundo entero » . Al final dirás tres veces ; « Santo Dios , Santo Fuerte , Santo Inmortal , tened Piedad de nosotros y del mundo entero . »
He aquí cómo nació la Coronilla de la Misericordia . Ella tiene para nosotros varias enseñanzas , ó sea que las maldades de los hombres atraen y concentran sobre el mundo los castigos de DIOS ; que en la ejecución de estos castigos toman parte los Espíritus Celestes , y , por fín , que las almas justas pueden mucho para alejar los azotes de DIOS , si nosotros invocamos la Divina Misericordia .
Que dicha práctica de piedad sea querida de Jesús , lo certifican las promesas hechas a Sor María Faustina ; « Reza continuamente la Coronilla que te he enseñado . Yo circundaré de gran Misericordia a los que la recitaran , ya sea durante la vida , ya más particularmente en la hora de la muerte .Que los sacerdotes la recomienden a los pecadores , como última tabla de salvación . . . Deseo que todo el mundo conozca Mi Misericordia .Otorgaré inmensas gracias a las almas que confíen en Ella . . . »

LA NOVENA A LA DIVINA MISERICORDIA

Dicha novena ha de vincularse de una manera particular a la Fiesta de la Divina Misericordia . He aquí lo que escribe Sor Faustina ; « La Novena a la Divina Misericordia , que Jesús me mandó escribir y rezar antes de la fiesta de la Misericordia empieza el Viernes Santo . »
El Señor le reveló sucesivamente con qué fines había de hacerse dicha Novena . Estos son dignos del amantísimo Corazón del Salvador y ventajosos en extremo para nosotros . « Deseo que Tú durante estos nueve días , atraigas a las almas a la fuente de la Misericordia , a fín de que saquen de ella gran fortaleza , fervor y todas las gracias que les son necesarias en los trabajos de esta vida , y en particular en la hora de la muerte . Cada día traerás a mi Corazón grupos de almas que sumergirás en el Océano de Mi Misericordia . Esta es tu obra , que deberás cumplir en esta vida y en la otra . . . Cada día rogarás a Mi Padre , mediante mi dolorosa Pasión , para obtener gracias a dichas almas » . Consideraremos atentamente estas palabras ;
« Esta es tu obra , en esta vida y en la otra . . . Según estas palabras , parece claro que el Señor quiere hacer de Sor Faustina una intermediaria para con su Divina Misericordia , no solamente en este mundo , más aún en la eternidad , prometiendo la eficacia extraordinaria de su intercesión . Sor Faustina díjo con sencillez al Salvador ; »
« No sé cómo hacer esta Novena , ni que almas he de introducir por primera vez , ni de que manera en tu Corazón bondadosísimo » . El Señor le enseñó entonces que el primer día debería introducir toda la humanidad , más particularmente a los pecadores ; el segundo día las almas de los sacerdotes y de los religiosos ; el tercer día las almas devotas y fieles ; el cuarto - le díjo , « llevarás a mi Corazón los paganos y los que no me conocen » (ellos laceran mi Corazón y mi Cuerpo , es decir , mi Iglesia ) ; el sexto día , las almas mansas y humildes y al mismo tiempo las almas pequeñas y sencillas , como niños ; el séptimo , me traerás las almas que más particularmente honran y exaltan mi Misericordia ... »
« En la vida eterna ellas resplandecerán con luz particular . El octavo día , las almas cautivas del Purgatorio ; el noveno día , las almas tibias e indiferentes . Mi alma en el Huerto de los Olivos sufrió , a su vista , la mayor repugnancia . Su única salvación para ellos está en recurrir a mi Misericordia . »
La novena de la Divina Misericordia se puede practicar en cualquier época del año ; pero , según el deseo del Salvador , ella adquiere toda su especial significación si se hace desde el Viernes Santo hasta el Domingo después de Pascua . “ Jesús me ha mandado - escribe Sor Faustina - hacer la Novena antes de la Fiesta de la Divina Misericordia , y hoy , Viernes Santo , debo empezarla para obtener la conversión del mundo entero (son sus palabras) y para dar a conocer a la Divina Misericordia , a fín de que todas y cada una de las almas alaben su Bondad . « Deseo la confianza de mis criaturas ... »
- dice Jesús - « El alma débil no tema acercarse a Mí ; aunque sea pecadora y que hubiese cometido más pecados que arenas tiene el mar , todo desaparecerá en el abismo de mi Misericordia . »
En el año 1937 , después de haber hecho la Novena de la Misericordia , el alma de Sor Faustina quedó arrobada en éxtasis
« Mi alma fue sumergida en una beatitud infinita . El Señor me permitió conocer todo el océano de su Misericordia ,
¡ Oh si las almas quisiesen comprender cuánto las ama Dios ! Toda comparación , por grande que sea , no es más que
pálida sombra respecto de la realidad . »
En los RECUERDOS ESPIRITUALES de Sor Faustina encontramos también muchas otras oraciones llenas de
confianza y de amor hacia la Divina Misericordia . Las letanías de la Misericordia han sido compuestas en base de dichas
oraciones .

INVITACIONES Y PROMESAS

Nuestro corazón puede llegar a ser desinteresado e indiferente ; empero ante la presencia en él de deseos contradictorios , de grandeza y de impotencia , busca quien venga en su ayuda . El Salvador conoce perfectamente este abismo y miseria del corazón humano ; por esta razón sabe tocar las fibras más sensibles del interés . . . Cuando no basta éste , entonces El mismo viene en socorro del corazón humano con las promesas más preciosas de su Divina Misericordia .
Jesús conoce bien la miseria de cada alma ; conoce la gran miseria de la humanidad entera . Sabe que sin el recurso a la Divina Misericordia , ni cada una de las almas , ni la humanidad entera podrían curarse de sus males . Y su Corazón está lleno de esta Misericordia , hasta el punto de sufrir los más sensibles tormentos cuando no puede verter su caudal sobre los corazones humanos , porque los hombres no se vuelven hacia El y ni siquiera quieren recibirlo . Por este motivo su Sagrado Corazón nos dirige las siguientes quejas e invitaciones por medio de Sor Faustina ; « Hija Mía , las llamas de la Misericordia me abrasan . . . Quisiera verterlas sobre las almas humanas . . . ¡ Grande es el dolor que me aflige cuando ellas no quieren recibirlas » .
! Híja Mía , diles que yo soy el Amor mismo y la misma Misericordia . . . Empléate con todas tus fuerzas en la
difusión del culto a mi Misericordia .Yo supliré lo que te falta para el feliz éxito de la obra . . . ! Habla al mundo de
mi Misericordia , a fín de que toda la humanidad conozca su inmensa grandeza ! Esta es la señal para los últimos
tiempos ; después vendrá el día de mi Justicia . . . Mientras tienen tiempo , que los hombres acudan a la fuente de mi
Misericordia . ¡ Que el pecador no tenga temor de acercarse a Mí !
« Deseo que los sacerdotes proclamen la grandeza de mi Misericordia hacia las almas pecadoras . . . »
He ahí solamente algunas de las muchas invitaciones que encontramos en los « Recuerdos Espirituales » de Sor Faustina
En ellos leemos también preciosas promesas hechas por Jesús a los devotos de su Misericordia .
« Prometo - dice el Salvador - que el alma que venere esta imágen de la Misericordia no perecerá . . Le prometo también sobre la tierra la victoria sobre sus enemigos , en particular en la hora de la muerte .
« Yo , el Señor , la protegeré como a mi Gloria . »
« Los rayos de mi Corazón significan Sangre y Agua , y protegen las almas de la ira de mi Padre . . . »
« Bienaventurado el que vive a su sombra , ya que no le alcanzará la mano de la Justicia Divina . . . »
« Protegeré durante toda su vida , cuál madre a su híjo , a las almas que propagaren el culto a mi Misericordia ; en la
hora de la muerte no seré para ellas Juez , sino Salvador . En aquella última hora no hay para el alma más que una
sola protección ; MI MISERICORDIA . . . « Feliz el alma que durante su vida se sumergió en el manantial de mi
Misericordia , porque la Justicia entonces no podrá alcanzarla . . . »
« La humanidad no encontrará la paz hasta que no se vuelva con confianza a mi misericordia . »
« Di a la humanidad doliente que se refugie en mi corazón Misericordioso y yo la inundaré de paz . »

A LOS DEVOTOS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

No hay dificultad en comprender qué relaciones existen entre la devoción que Jesús ha enseñado recientemente a Sor Faustina y el culto a su Sagrado Corazón , oficialmente y hace tiempo aprobado por la Iglesia .
En breves palabras se puede decir que la devoción a Jesús Misericordioso no es más que el cumplimiento de la gran revelación hecha por el Corazón Divino , hace ya tres siglos , a su humilde discípula Santa Margarita María Alacoque .

De hecho , uno de los grandes fines de la devoción al Sagrado Corazón es dar a conocer a la pobre humanidad los infinitos
tesoros de la Misericordia Divina . Ahora bien , la devoción a Jesús Misericordioso no es otra cosa sino una manera más de difundir los torrentes de Misericordia y de Gracia ( cfr. Prefacio de la Fiesta del Sagrado Corazón ) ; en ella viene
puesta de manifiesto la infinita Misericordia del Corazón Divino-Humano de Jesús . De este corazón , como lo indica la
imagen querida por Jesús mismo , salen los rayos que simbolizan la preciosísima Sangre y Agua , objeto de un culto
particular en la nueva devoción . Al mismo Corazón , por eso , deben dirigirse , como a la Fuente de todos los favores y
gracias , los sentimientos , de los devotos de su Misericordia ; sentimientos sobre todo , de confianza absoluta ; confianza
humilde de un alma contrita y arrepentida de los pecados y de sus miserias y las del prójimo ...
La consideración de la bondad y de las generosas invitaciones hechas a nosotros por parte del Misericordioso Jesús , producirán , a la vez , los sentimientos del más profundo agradecimiento y amor hacia su Corazón Divino ...
De este modo la devoción a Jesús Misericordioso coincide con el mismo fín , que es el amor , con la de su Sagrado Corazón ; de tal manera que esta recibe de la nueva devoción particular brillo y esplendor en su objeto más principal y atrayente que es la Misericordia del Divino Salvador .
Dicho brillo , más que en su parte afectiva , se manifiesta sobre todo , en su parte efectiva ... Del mismo modo que la devoción al Sagrado Corazón de Jesús lleva a sus verdaderos amantes a la imitación de sus virtudes , así también en la Devoción a Jesús Misericordioso somos atraídos a imitarle de un modo particular en su misericordia hacia el prójimo . Misericordia que se concreta en el perdón de las injurias , en la ayuda prestada a toda clase de indigentes (pecadores , ignorantes , pobres , enfermos , etc.) .
Ahora bien , con el ejercicio de dichos actos reproducimos verdaderamente en nosotros la imagen amable del Misericordioso Salvador , y nos atraemos las complacencias de su bondadoso corazón , llamado « paciente y de mucha misericordia » (Letanías del Sagrado Corazón) . Además merecemos también que se realicen en nosotros las promesas hechas por Jesucristo en el Evangelio , cuando dice ; « Bienaventurados los misericordiosos ;
Bienaventurados los pacíficos ... « Y si es verdad que nosotros mismos tenemos mucho que satisfacer por nuestros pecados , estos actos de misericordia que hiciéremos nos alcanzarán completo perdón de nuestras culpas , como manifiesta el Apóstol Santiago ; La caridad cubre la multitud de los pecados . » . Además no hay nadie que no vea la convivencia de este espíritu de misericordia en nuestros días en los cuáles no solamente domina el egoísmo y la adversión hacia el prójimo , sino también se manifiesta un antagonismo marcado entre las diferentes clases de la sociedad ; adversión y antagonismo propalados por teorías pésimas y utópicas que prometen nuevos y más justos sistemas de vida . . .

MARIA SANTÍSIMA Y LA NUEVA DEVOCIÓN

Sor Faustina se vió varias veces favorecida con visitas de la Santísima Virgen . Citemos solamente la visión del 25 de marzo de 1936 , comparable con aquellas de Nuestra Señora de la Salette , de Lourdes ó de Fátima .
El día de la Anunciación de María , durante la meditación de la mañana , Sor Faustina fué penetrada por la presencia de Dios con singular conocimiento de su inmensa Majestad y del inaudito anonadamiento hacia las criaturas en Misterio de la Encarnación , que aquel día se solemnizaba .
Luego se le apareció la Madre de Dios , quién le expresó su complacencia por aquellas almas que siguen fielmente las inspiraciones de la gracia . . .
Después se dirigió a Sor Faustina con las siguientes palabras , las cuales , al mismo tiempo que son para ella de gran alabanza , manifiestan la gran importancia de la devoción a la Divina Misericordia en nuestros días ;
« Yo he dado al mundo el Salvador ; tú has de hablar de su Gran Misericordia y prepararlo para su segunda venida . El vendrá , no como Salvador Misericordioso , sino como justo Juez . Aquel día terrible será día de Justicia , día de la ira de Dios : en aquel día los mismos ángeles temblarán . . . »
« Habla a los hombres de la Gran Misericordia de Jesús , en tanto es tiempo de Misericordia . Si ahora tú callas , en aquel día tremendo deberás dar cuentas de un gran número de almas . . . No témas nada ; sé fiel hasta el fín . »

NUESTRO DEBER

Si el cielo nos habla de este modo y nos ofrece don tan espléndido , debemos comprender que nuestro deber es el de buscar con todas nuestras fuerzas y sin descanso el conocimiento y la difusión de esta devoción en primer lugar en nuestros corazones , y propagarla después en torno a nosotros , de un modo especial entre las almas descarriadas , las cuales tienen más necesidad de la Divina Misericordia
Sobre nosotros pesa el deber y la gloriosa empresa de trabajar en la salvación de las almas por medio de la Divina Misericordia .
Todos los hombres de todo el mundo deben escuchar esta amonestación de Jesucristo ;
« LA HUMANIDAD NO HALLARA PAZ HASTA QUE NO SE VUELVA CON CONFIANZA A LA DIVINA MISERICORDIA . . . »
Nosotros , devotos de Jesús misericordioso , debemos elevar al Cielo fervientes preces , a fín de que la humanidad escuche esta gran advertencia y siga , con todas sus fuerzas , la siguiente invitación del Salvador ;

« DI A LA HUMANIDAD DOLIENTE QUE SE REFUGIE EN MI CORAZÓN MISERICORDIOSO , Y YO LA COLMARE DE PAZ . . . »

VARIAS ORACIONES A LA MISERICORDIA DIVINA

NOVENA A LA DIVINA MISERICORDIA

Primer día
Intención :

Imploremos la Misericordia Divina para toda la humanidad y especialmente para los pecadores .

Oh Misericordioso Jesús , cuyas principales prerrogativas son la Misericordia y el Perdón , no mires nuestros pecados , sino la esperanza que tenemos en tu infinita Bondad ; tómanos bajo la protección de tu misericordioso Corazón a todos y no rechaces a ninguno . Te lo rogamos por el amor que Te une al Padre y al Espíritu Santo , en la unidad de la Santísima e inescrutable Trinidad .
Padre Eterno , mira con los ojos de Tu Misericordia a toda la humanidad y , sobre todo , a los pobres híjos tuyos , cuya única esperanza es el Corazón Misericordioso de tu Híjo y Señor Nuestro , Jesucristo . Por los méritos de su dolorosa Pasión , derrama sobre nosotros tu Misericordia , a fín de que glorifiquemos por todos los siglos tu bondad y tu omnipotencia . Amén .
Pater , Ave y Gloria .


Segundo Día :
Intención :

Roguemos por los sacerdotes y por los religiosos a través de los cuáles desciende sobre la humanidad la Divina Misericordia .

Oh Misericordioso Jesús , fuente de todo bien , acrecienta la gracia en las almas de los sacerdotes y religiosos , a fin de que puedan cumplir con decoro y con fruto sus deberes en tu viña . Haz que ellos con la palabra y con el ejemplo conduzcan a todos los hombres a honrar a tu Divina Misericordia .
Padre Eterno , mira con ojos de misericordia las filas de aquellos que trabajan en tu viña , las almas de lo sacerdotes , de los religiosos y religiosas que son objeto de la predilección especial de tu Híjo y Señor Nuestro , Jesucristo . Protégelos con fuerza de tu bendición y concédeles tu luz , de manera que llenos de celo , guíen a los fieles por el camino de la salvación y les transmitan tu Misericordia . Amén .
Pater , Ave y Gloria .

TERCER DÍA
Intención :

Roguemos por todos los fieles y almas devotas .

Oh Misericordioso Jesús , que derramas sobre todos los hombres copiosas gracias que proceden del tesoro de la Divina Misericordia , acoge a todos los fieles cristianos bajo la protección de tu Corazón Misericordioso y no rechaces a ninguno .
Te lo rogamos por el Amor que te une con el Padre y el Espíritu Santo en la unidad de la santa e inescrutable Trinidad .
Padre Eterno , mira con los ojos de tu Misericordia las almas de los fieles y , por la dolorosa Pasión de tu Híjo , dales tu bendición , sosteniéndolos con tu constante protección . Haz que no pierdan jamás tu amor y el tesoro de la santa fe , sino que exalten tu Divina Misericordia , juntamente con el ejército de Ángeles y Santos . Amén .
Pater , Ave y Gloria .

CUARTO DÍA
Intención :

Roguemos por los paganos y los infieles que no conocen aún la Divina Misericordia .

Oh Misericordioso Jesús , que eres la luz del mundo , acoje bajo la protección de tu Corazón Misericordioso las almas de los paganos y de los infieles que todavía no te conocen . Haz que un rayo de tu gracia los ilumine , para que con nosotros , también ellos exalten las maravillas de tu Misericordia por toda la eternidad .
Padre Eterno , mira con ojos de Misericordia las almas de los paganos e infieles que no conocen aún el Corazón misericordioso de tu Híjo y Señor Nuestro , Jesucristo . Ilumínalas con la luz del santo evangelio , a fin que comprendan la felicidad que es amarte y exaltar tu Misericordia por toda la eternidad . Amén .
Pater , Ave y Gloria .


QUINTO DÍA
Intención :

Roguemos por los herejes y cismáticos .

Oh Misericordioso Jesús , que eres la misma bondad y no rehusas tu luz a quien confiando en Tí la implora , toma la protección de tu Misericordioso Corazón , las almas de los herejes y cismáticos , y atráelos con la luz de tu gracia al seno de la santa Iglesia , a fin de que junto con nosotros exaltes tu liberalísima Misericordia por toda la eternidad .
Eterno Padre , mira con ojos de Misericordia las almas de aquellos que están lejos de la verdadera fe y viven en el error ; por haber abusado de tus gracias , han perdido este tesoro obstinándose en sus errores . No miréis , Señor , su malicia recordad el amor de tu Híjo y su dolorosa Pasión , en el cual con tanto fervor os pedía : “ Que sean todos una sóla cosa “ . . . ( Joan , 17 , 12 ) . Haced que estas almas vuelvan pronto a la santa Unidad , para que juntamente con nosotros glorifiquen tu Misericordia por los siglos de los siglos . Amén .
Pater , Ave y Gloria .

SEXTO DÍA
Intención :

Roguemos por los niños y por las almas que se han hecho semejantes a ellos .

Oh Misericordioso Jesús , Tú que has dicho : “ Aprended de mí , que soy manso y humilde de corazón “ acoge bajo la protección de tu misericordiosísimo Corazón las almas de los niños , y de aquellos que hechos mansos humildes se asemejan a ellos . Florezcan ante el Padre Celestial como flores perfumadas que alegren el cielo . Haz que estas almas permanezcan firmes en tu Corazón y exalten tu Misericordia por toda la eternidad .
Padre Eterno , mira con ojos de Misericordia a los niños y a las almas mansas y humildes que son más semejantes a tu amado Híjo y que con el perfume de sus virtudes alegran tu trono . Te rogamos , por el gozo que ellas te dan , nos concedas tu bendición , extendiendolá al mundo entero , para así poder exaltar tu Misericordia por toda la eternidad . Amén .
Pater , Ave y Gloria .

SEPTIMO DÍA
Intención :

Roguemos por aquellos que adoran a la Divina Misericordia y difunden la confianza en ella , siendo como vivos reflejos del Corazón Piadosísimo de Jesús .

Oh Jesús Misericordioso , Tu corazón lleno de compasión es el mismo Amor . Acoje bajo la protección de tu misericordioso Corazón a las almas que se han dedicado particularmente a la adoración de la Divina Misericordia , exaltando sus grandezas . Asiste a las almas que toman todas sus fuerzas de la gracia divina , y que unidas a Tí , en el dolor y en la prueba , quieren llevar sobre sus débiles hombros el enorme peso del mal que ha afligido a la humanidad entera . Concédeles el don de la perseverancia , de la fortaleza y de la paciencia .
Padre Eterno , mira con ojos de misericordia las almas de aquellos que con especial celo la adoran , y que con palabras y obras , te glorifican e imitan siendo misericordiosos con sus pobres hermanos ; te rogamos , concedas a estas almas que llenas de esperanza recurren a Tí , la inmensa gracia de tu Misericordia , según tu promesa de “ protegerlos en todas partes como tu propia gloria , siempre y especialmente , en la hora de la muerte “. Amén .
Pater , Ave y Gloria

OCTAVO DÍA
Intención :

Roguemos por las almas del Purgatorio para que el torrente de la Sangre de Jesús mitigue sus sufrimientos y los abrevie .

Oh Misericordioso Jesús que has dicho : “ Sed misericordiosos como lo es mi Padre que está en los cielos “, toma bajo la protección de tu Corazón misericordioso a las almas del Purgatorio . Que los torrentes de Sangre y Agua que brotan de tu Corazón Misericordioso apaguen las llamas del Purgatorio , a fin de que también allí sea alabada la infinita potencia de tu Misericordia .
Padre Eterno , mira con ojos de Misericordia a las pobres almas del Purgatorio , por la dolorosa Pasión de Jesucristo nuestro Salvador y por la amargura que en aquellas horas llenó su Sacratísimo Corazón , demuestra tu Misericordia con aquellos que están sujetos a tu justa cólera .
Te rogamos , mires a estas almas , sólo a través de las llagas de tu amadísimo Híjo y Señor nuestro Jesucristo , cuya Misericordia sobrepuja a la Justicia . Amén .
Pater , Ave y Gloria .

NOVENO DÍA
Intención :

Roguemos por las almas tibias que causaron tantas penas a Nuestro Señor Jesucristo en Getsemaní .

Oh Misericordioso Jesús , que eres la Bondad misma , acoje bajo la protección de tu Corazón Misericordioso a todas las almas tibias , que semejantes a cadáveres en putrefacción , te llenaron de horrores en Getsemaní . Derrite el hielo de estas almas con el fuego de tu purísimo Amor , para que puedan exaltar tu Misericordia por toda la eternidad .
Padre Eterno , mira con ojos de Misericordia las almas tibias , que en Getsemaní arrancaron al Piadosísimo Corazón de tu Híjo el doloroso lamento : “ Pase de mí este cáliz “ . Por la amarga pasión de tu muy amado Híjo y Señor Nuestro , Jesucristo , y por su agonía en la Cruz , te rogamos las inflames con nuevo celo por tu gloria , derrama en sus corazones el verdadero amor , para que haciendo obras de misericordia aquí en la tierra , puedan exaltar tu Divina Misericordia por toda la eternidad . Amén .
Pater , Ave y Gloria .

ACTO DE CONSAGRACION A JESÚS MISERICORDIOSO

Oh Jesús Misericordioso , tu Bondad es infinita y los tesoros de tu gracia son inagotables . Me abandono a tu Misericordia que sobrepuja a todas tus obras , me consagro enteramente a Tí para vivir bajo los rayos de tu gracia y de tu Amor que brotaron de tu Corazón traspasado en la Cruz . Quiero dar a conocer tu Misericordia por medio de las obras de misericordia corporales y espirituales , especialmente con los pecadores , consolando y asistiendo a los pobres afligidos y enfermos .Más , Tú me protegerás como cosa tuya , pues todo lo temo de mi debilidad y todo lo espero de tu misericordia . Que toda la humanidad comprenda el abismo insondable de tu Misericordia , a fin de que poniendo toda su esperanza en Ella , pueda ensalzarla por toda la eternidad . Amén .

( 200 días de Indulgencia , como la anterior )

LETANÍAS DE LA DIVINA MISERICORDIA
(Tomadas del original latino del confesor de Sor FAUSTINA , el Abad Sopocko)

Señor , ten Misericordia de nosotros .
Oh Cristo Jesús , ten Misericordia de nosotros .
Señor , ten Misericordia de nosotros .
Oh Cristo Jesús , óyenos .
Oh Cristo Jesús , escúchanos .
Dios Padre Celestial , ten Misericordia de nosotros .
Dios Híjo Redentor del Mundo , ten Misericordia de nosotros .
Dios Espíritu Santo , ten misericordia de nosotros .
Santísima Trinidad , un sólo Dios , ten Misericordia de nosotros .
Jesús , Rey de Misericordia , por quien fueron creadas las cosas , Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que has redimido al mundo , Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que nos has santificado , Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que nos has revelado el misterio de la Santísima Trinidad , Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que nos has manifestado la Omnipotencia de Dios , Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que has creado los Ángeles ; Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que de la nada nos has llamado a la existencia , Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que abarcas todo el universo : Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que nos has dado la vida inmortal : Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que nos proteges de las penas merecidas : Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que nos libras de la miseria del pecado : Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que nos has confiado a la Santísima Virgen , Madre de Misericordia ;
Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , motivo por la cuál Te encarnaste y sufriste pasión y Muerte ;
Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que asistes siempre y en cualquier parte a todos los hombres ; Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que nos previenes con tus gracias ; Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que nos has revelado los divinos misterios ; Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que nos has dado la Santa Iglesia ; Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que nos has dado los Santos Sacramentos ; Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , por la cuál nos socorriste con los sacramentos del Bautismo y de la
Penitencia ; Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , por la cual nos sostienes con los sacramentos de la Eucaristía y del
Sacerdocio ; Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que la manifiestas en la conversión de pecadores ; Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que la patentizas iluminando a los infieles ; Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que la haces resplandecer en la santificación de los justos ; Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que brota de tus Santísimas Llagas ; Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , que nace de tu Santísimo Corazón ; Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , alivio de los enfermos y de los que sufren ; Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , consuelo de los afligidos ; Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , esperanza de los que desesperan ; Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , refugio de los moribundos ; Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , refrigerio de las almas del Purgatorio ; Confiamos en Tí .

LETANÍAS DE LA DIVINA MISERICORDIA
(Tomadas del original latino del confesor de Sor FAUSTINA , el Abad Sopocko)


Jesús , Rey de Misericordia , corona de Todos los Santos ; Confiamos en Tí .
Jesús , Rey de Misericordia , alegría de los Bienaventurados ; Confiamos en Tí .
Jesús, Rey de Misericordia, fuente inexhausta de milagros; Confiamos en Tí.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo; Perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo; Escúchame, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo; Ten misericordia de nosotros.

V. - Las Misericordias del Señor se extienden sobre todas sus criaturas.
R. - Por esta causa cantaré eternamente sus Misericordias.

ORACION

Oh Dios clementísimo, Padre de las Misericordias y Dios de toda consolación, que no quieres que perezca ninguno de los que creen en Tí . Inclina tu mirada sobre nosotros y multiplica tus Misericordias según la grandeza de tu compasión a fin de que en las grandes calamidades de la vida jamás desesperemos, antes bien, con gran confianza, nos sometamos a tu voluntad , que es tu misma Misericordia.
Por los méritos de Jesucristo Nuestro Señor, Rey de la Misericordia, que con el Padre y el Espíritu Santo nos las dispensa por los siglos de los siglos. Amén.

CORONILLA DE LA DIVINA MISERICORDIA

Para empezar:
Pater, Ave, Credo.
Luego:
Venid, Dios mío, en mi auxilio.
Apresuraos, Señor, a socorrerme.
Gloria, etc.

Pasando las cuentas separadas ó granuladas del Rosario:

Eterno Padre, yo te ofrezco el Cuerpo Y Sangre, Alma y Divinidad de vuestro muy amado Híjo y Señor Nuestro Jesucristo, en expiación de nuestros pecados y de los de todo el mundo.

Pasando las cuentas de la decena :

Por su dolorosa Pasión , tened Misericordia de nosotros y del mundo entero .

Para terminar :

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal; Tened piedad de nosotros y del mundo entero.
( Tres veces ).


PLEGARIA A LA DIVINA MISERICORDIA

PARA ALCANZAR UNA GRACIA POR MEDIACION
DE LA SIERVA DE DIOS, SOR MARIA FAUSTINA

Oh Dios, cuya Misericordia sobrepuja todas tus obras, te doy gracias por los favores extraordinarios que concediste a tu sierva Sor Faustina. Nos has manifestado, de un modo particular, el abismo de tu Misericordia, que en estos calamitosos tiempos, quieres derramar abundantemente sobre toda la humanidad extraviada y dolorida. Señor, te ruego, con gran confianza, que también conmigo manifiestes tu Misericordia, concediéndome la gracia que te pido y tanto necesito... sino es contraria a la salvación de mi alma. Te lo pido por los méritos e intercesión de Sor FAUSTINA, pero, sobre todo, por la dolorosa pasión de tu amadísimo Híjo y Señor Nuestro, Jesucristo, Rey de Misericordia, que contigo y con el Espíritu Santo nos la dispensa por toda la eternidad. Amén.

(Rezar esta oración por nueve días seguidos, recibiendo a la vez los santos sacramentos).

ORACION PARA ALCANZAR LA BEATIFICACION DE LA SIERVA DE DIOS
SOR MARIA FAUSTINA , APOSTOL DE LA DIVINA MISERICORDIA

Eterno Padre , Dios y Creador , en quién el atributo de la Misericordia es inescrutable , te agradecemos las gracias y privilegios de que colmaste a tu humilde sierva , Sor M.Faustina , haciéndola Apóstol de tu Misericordia .Concédenos la gracia de comprender y cumplir los designios de Redención del Corazón Divino , dignáos glorificar a vuestra sierva
Sor M. FAUSTINA , que ha hecho nacer en nuestros corazónes una nueva confianza en tu infinita Misericordia . Por
Nuestro Señor Jesucristo , Rey de la Misericordia , que contigo y con el Espíritu Santo nos la dispensa por toda la
eternidad . Amén .

INSTRUCCIONES A LOS DEVOTOS DE LA DIVINA MISERICORDIA

Los devotos de Jesús Misericordioso, deben:
1)Venerar en su habitación la Imagen de Jesús Misericordioso, acudiendo a El en todas sus necesidades.
2)Consagrarse enteramente a Jesús Misericordioso.
3)Vivir bajo los rayos de la gracia de Jesús Misericordioso; teniendo especial cuidado de la pureza de corazón y de tender a la perfección.
4)Extender la Divina Misericordia por medio de las obras de misericordia corporales y espirituales, trabajando para convertir a los pecadores, ayudar y consolar a los pobres, afligidos y enfermos, dándoles a conocer la doctrina de la Divina Misericordia.
Unir a nuestras oraciones diarias la jaculatoria; «Jesús, en vos confío»; los que tengan tiempo especialmente los enfermos, recen la Coronilla de la Divina Misericordia u otras oraciones a Ella enderezadas.
5)Repitan frecuentemente la jaculatoria enseñada por Jesús a Sor Faustina; «Oh Sangre y Agua que brotásteis del Corazón de Jesús, como una fuente de Misericordia para nosotros, confío en vosotros.»

( 200 Días de Indulgencia como la anterior )


Recomienden los sacerdotes la devoción a la Divina Misericordia, como última tabla de salvación para los pecadores . . . Deseo que todo el mundo conozca mi Misericordia.(Palabras de Jesús a Sor Faustina).
"Protegeré, como una madre protege a su Hijíto, a las almas que durante su vida difundan el culto a mi Misericordia". "JESÚS, EN VOS CONFIO".

(200 Días de Indulgencia cada vez)

APENDICE.
(ADICION DEL TRADUCTOR ESPAÑOL)

PLEGARIA DE UNION AL SACRIFICIO DE CRISTO JESÚS (*)

¡Señor, Dios Padre Todopoderoso! Por el corazón Inmaculado de María, yo te ofrezco a Jesús, tu Híjo muy amado, abrasado en el fuego del Espíritu Santo, con las alabanzas que te tributa, su acción de gracias, peticiones y expiaciones; para que el mismo Jesús sea mi alabanza ante el trono de tu Majestad, mi acción de gracias por los beneficios que tu mano derrama, mi petición del auxilio necesario para no sucumbir a la tentación y hacer siempre tu santa voluntad, y mi expiación por todos los pecados, negligencias y omisiones. No mires, Señor, mi grande
indignidad, sino el precio infinito de lo que te ofrezco; tu mismo Híjo abrasado en el fuego del Espíritu Santo, y el medio porque te lo ofrezco, el Inmaculado Corazón de María. Amén.


(*) Estimamos que la profunda meditación de esta plegaria orientará el alma por el camino de la confianza en Dios, por muy honda que se halle en el abismo del pecado ó de la tibieza.


Esta plegaria reúne los cuatro fines del sacrificio de la Misa; la expiación, la petición, la acción de gracias y la alabanza. La expiación de los pecados cometidos, de las negligencias en el Divino servicio y de los deberes omitidos, comprende toda la deficiencia humana. También la petición del divino auxilio para hacer la voluntad de Dios y no sucumbir a las tentaciones, abarca cuanto podemos y debemos pedir para provecho del alma. Nuestra expiación y súplica, al elevarlas al Padre en unión con las de Cristo Jesús como miembros suyos que realmente somos, consiguen infaliblemente su efecto. Propiamente hablando es Jesús quién expía por nosotros y quien pide o suplica por nosotros. El Padre no puede menos de agradarse infinitamente en esta expiación y petición de su Híjo muy amado.
El fin expiatorio y el impetratorio son propios del sacrificio de Cristo en cuanto se ofrece en el tiempo. Cesan en la eternidad, después de la consumación de todas las cosas. Entonces sólo quedará la acción de gracias y la alabanza, el fin eucarístico y el fín latréutico. Un cántico de acción de gracias y de alabanza imperecedera será la vida eterna de los moradores del cielo. Jesús es quién en ellos y por ellos alaba y da gracias al Padre. Al ofrecer el sacrificio de nuestros altares, y en la unión espiritual al mismo, el alma cristiana debe hacer que Jesús sea su alabanza, su acción de gracias; Jesús, abrasado en el fuego del Espíritu Santo; Jesús ofrecido al Padre a través del medio excelentísimo del Inmaculado Corazón de María. De esta suerte comienza el alma ya en el tiempo su vida de Eternidad.
Con esta plegaria Cristo Jesús lo es todo en el Cristiano, que encuentra en el sacrificio del Salvador su riqueza, su confianza, su apoyo, y su gozo.


FLORES DE CONFIANZA Y AMOR ENTRESACADAS DE LA VIDA
DE SOR BENIGNA CONSILATA 

"Yo preparo la obra de mi Misericordia; Yo quiero una nueva resurrección en la Sociedad y quiero que esta resurrección sea la obra de mi amor".
"La confianza es la Llave que abre los tesoros de mi infinita Misericordia."
"No puedes tú imaginarte el placer que siento en ejercitar el oficio de Salvador; ese es todo mi contento, y mis obras, las más bellas y acabadas, las realizo precisamente en las almas que Yo he levantado del abismo más bajo; almas que estaban sumergidas en el fango. Una vez perdonados sus pecados, se convierten estos para el alma que los ha cometido, en fuentes de gracias, por ser fuentes perennes de humildad."

(*) Transcribimos estos textos por la hermosura que los caracteriza y su coincidencia doctrinal con las revelaciones de Sor Faustina.

"¿Sabes tú cuál es el camino que conduce más pronto al Paraíso?
La esperanza en mis méritos y la fidelidad a la gracia."
"Es cierto que cien pecados me ofenden más que uno sólo, pero, si este sólo pecado es una desconfianza en Mí, me hiere más el Corazón que los otros cien, porque la desconfianza hiere mi Corazón en lo más íntimo.
"¡Amo tanto a los hombres . . .!"
"Se tiene una idea muy pequeña de la Bondad de Dios, de su Misericordia, de su Amor a las criaturas; se mide a Dios por las criaturas; pero como Dios no es limitado, así tampoco su Bondad reconoce límites. ¡Oh, qué lástima poder aprovecharse, poder gozar de Dios como de un usufructuario y no hacerlo así! ¿Y por qué no? Porque en el mundo no se conoce a Dios. Yo soy un tesoro infinito, puesto por mi Padre eterno a disposición de todos; mis criaturas me rechazan, pero con cuánto detrimento suyo lo comprenderán solamente en la Eternidad."
"Yo no me canso de hallar miserias ajenas, con tal que con ellas encuentre una buena voluntad. Cuando la hay, ellas constituyen materia apta en que trabajar. Mi Amor se alimenta en remediar y consumir miserias, y el alma que mayor número aporta, con tal de que esto sea con un corazón contrito y humillado, es la que me agrada más, por darme más ocasiones de ejercitar mi oficio de Salvador. Pero lo que yo quiero decirte y lo condenso en pocas palabras, es esto: “Que el alma no tenga nunca miedo de Dios. Porque Dios esta siempre pronto a ejercer con ella su misericordia, y el mayor gusto que puede tener el Corazón de tu Jesús, es el poder conducir a su Padre Eterno son mis Glorias, estas son mis joyas. ¡Y amo tanto a los pobres pecadores! Oye, gozo mío, escribe esto; si quieres dar un gran consuelo, es preciso creer en mi amor; si me lo quieres dar mayor, es preciso creer más en El para darme el mayor de los consuelos no se necesita más que el no poner límites en esta Fe en mi Amor."
"Todo el secreto de la santidad está contenido en estas dos palabras; desconfiar y confiar. Desconfía siempre de Tí misma, y después, no te detengas en esto si no sube en seguida a la confianza en tu Dios, porque si Yo soy bueno con todos, soy buenísimo con las almas que confían en Mí . . . ¿Sábes cuáles son las almas que gozan más de mi Bondad? Las que más confían en Mí. Las almas llenas de confianza son las robadoras de mis gracias. Escribe, pues que la dicha que Yo siento con un Alma que en Mí confía es indecible."
Lo principal que Yo deseo sepan los hombres es que soy todo amor, y que la mayor pena que se puede dar a mi Corazón es el dudar de mi Bondad. Mi Corazón no sólo es compasivo, sino que se regocija tanto más, cuanto más males haya que reparar, con tal que en ello no haya malicia. ¡Si tú supieses las transformaciones que yo haría en un alma aunque estuviera llena de miserias, si me dejase en libertad."

"! El amor no tiene necesidad de nada; tan sólo necesita no encontrar resistencia, y a menudo, cuando Yo exíjo de un Alma para hacer de ella una Santa consiste en que me deje hacer . . . Las imperfecciones que hay en el alma, cuando no las ama, no me desagradan, sino más bien atraen la compasión de mi Corazón."
¡Amo tanto a las Almas . . . ¡Las imperfecciones deben servir al alma como de otros tantos escalones para subir a Mí por medio de la humanidad, de la confianza y del Amor. Yo me bajo hacia el alma que se humilla y voy a buscarla en su nada para unirla a Mí.
"Como el fuego encuentra su pábulo en las materias combustibles, así mi Misericordia encuentra el suyo en las miserias que consume, y cuántas más haya que consumir más se acrecienta, aconteciéndole enteramente lo mismo que al fuego, que aumenta siempre a medida que se le echa más cantidad de leña ¡Oh si pudieran los hombres conocer cuánto goza mi Corazón en que se crea en este amor! ¡Se cree tan poco en él! ¡Se cree en él tan poco, tan poco! "Todo contribuye a labrar el alma, todo, aún sus imperfecciones son en mis divinas manos como otras tantas piedras preciosas que Yo cambio en actos de humildad que el Alma, por mi influjo, produce. Si los que edifican casas pudiesen convertir escombros y demás desperdicios en otros tantos materiales de construcción, qué dichosos se creerían! Pues bien; el Alma fiel puede hacer esto con mi divino favor, y las faltas, aún las más graves y vergonzosas, vienen a transformarse en piedras fundamentales del edificio de su perfección."
"Ten entendido, para el bien tuyo y el de todas las almas; quien quiera obtener una virtud sólida , necesita esperarla del Corazón de Jesús. El que quiera alcanzar la salvación no tiene más que venir a refugiarse en mi Arca Bendita, desde la cuál se contempla la tempestad sin conmoverse, y aún sin ser amenazado por ella. Tengo tesoros de gracias para todos; el que viene a Mí se los lleva."
"Tengo Hambre, tengo sed, muero de deseo de ser recibido en la Eucaristía por mis criaturas, y ellas ¡hacen de eso tan poco caso! Tú, al menos, haz el mayor número de comuniones espirituales que puedas para suplir por las comuniones sacramentales que otros no reciben. Hazlas más a menudo, siquiera cada cuarto de hora, y de diversos modos; hazlas breves, pero no las dejes de hacer. Si una esposa tuviese a su esposo muriendo de hambre, saldría a pedir una limosna para él; búscame almas que reciban la Sagrada Comunión."
"Lo que más pena me causa de todo, es ver la indiferencia que las criaturas tienen para Mí, su Odio. . . Huyen de Mí como si yo fuera un asesino, un malhechor, un ladrón que pretendiera robarles sus bienes . . . Por el contrario, lo que yo querría es dárselos, pero no puedo porque ellos no los quieren. ¡Tengo sed de Amor de mis criaturas!
Los serafines me aman sobre toda ponderación, los Santos también me aman a su manera, su amor es purísimo y más perfectísimo. Mucho amor hay en el cielo, pero a pesar de ello, vengo a buscarle aquí en la tierra, porque el amor de los mortales es libre y espontáneo. Yo tengo un Corazón humano y amo a los hombres porque son mis hermanos; sí, porque son mis hermanos los hombres."
"¡Conquístame almas! ¡Con el sacrificio me las puedes ganar! ¡Por el sacrificio,
sí, es preciso que vivas en un estado continuo de holocausto."
"Cuando no te encuentres en este ambiente, debes sentirte fuera de tu elemento.Es necesario mantener ese fuego de amor continuamente encendido en tu Corazón . . . No se salvan las almas con vida de regalo. Yo he muerto en la cruz para salvar las almas . . . No te pido grandes cosas, no; tan sólo una palabra reprimida, una mirada mortificada, un pensamiento agradable al punto desechado, en fin, todo lo que en algún modo te mortifica. Unidas estas cosas pequeñitas a mis méritos infinitos adquieren gran valor. ¡Si supieras cómo me agradan las almas que de esta suerte se inmolan en silencio!"
"Un alma humilde tiene tal poder sobre el Corazón de Dios, que una sola verdaderamente humilde basta para desarmar mi justicia y con más fuerza seguramente que la de mil pecadores para irritarla."
"Un alma consagrada por amor, acaba por no sentir peso alguno, puesto que el amor la ha despojado de su voluntad, de su juicio y de sus deseos. Un alma de tal modo desasida, viene a ser el objeto de mis delicias; con esta clase de almas fieles me formo un ejercito para salvar al mundo.
El mundo corre al precipicio, pero yo la detendré en su carrera vertiginosa mediante este pequeño batallón de almas generosas puestas a combatir a mis órdenes."
"Una advertencia bien recibida, puede, en cinco minutos, ó en el tiempo que ella dure, hacer llegar un alma a mi intimidad; a donde no llegaría por ventura sino después de dos ó tres años de vida ordinaria."
¿Tus miserias?,Vendeselas a MI MISERICORDIA.
«La sola oracioncita; «Jesús, en Vos Confío», arrebata Mi Corazón, porque en ella están comprendidas la confianza, la Fe, el Amor, y la Humildad.»
(Se Ruega su Difusión).

"Protegeré como una madre protege a su hijito, a las almas que durante su vida difundan el culto a mi Misericordia."

video


Escapulario Del Carmen, jueves, 21 de junio de 2012

Visión del infierno de Santa Faustina Kowalska, según lo escribió en su diario:


“Hoy, fui llevada por un ángel a las profundidades del infierno. Es un lugar de gran tortura; ¡qué imponentemente grande y extenso es! Los tipos de torturas que vi: la primera que constituye el infierno es la pérdida de Dios; la segunda es el eterno remordimiento de conciencia; la tercera es que la condición de uno nunca cambiará; (160) la cuarta es el fuego que penetra el alma sin destruirla; es un sufrimiento terrible, ya que es un fuego completamente espiritual, encendido por el enojo de Dios; la quinta tortura es la continua oscuridad y un terrible olor sofocante y, a pesar de la oscuridad, los demonios y las almas de los condenados se ven unos a otros y ven todo el mal, el propio y el del resto; la sexta tortura es la compañía constante de Satanás; la séptima es la horrible desesperación, el odio de Dios, las palabras viles, maldiciones y blasfemias. Éstas son las torturas sufridas por todos los condenado juntos, pero ése no es el extremo de los sufrimientos.
Hay torturas especiales destinadas para las almas particulares. Éstos son los tormentos de los sentidos. Cada alma padece sufrimientos terribles e indescriptibles, relacionados con la forma en que ha pecado. Hay cavernas y hoyos de tortura donde una forma de agonía difiere de otra. Yo me habría
muerto ante la visión de estas torturas si la omnipotencia de Dios no me hubiera sostenido. –
Debe el pecador saber que será torturado por toda la eternidad, en esos sentidos que suele usar para pecar. (161) Estoy escribiendo esto por orden de Dios, para que ninguna alma pueda encontrar una excusa diciendo que no hay ningún infierno, o que nadie ha estado allí, y que por lo tanto nadie puede decir cómo es.
Yo, Sor Faustina, por orden de Dios, he visitado los abismos del infierno para que pudiera hablar a las almas sobre él y para testificar sobre su existencia. No puedo hablar ahora sobre él; pero he recibido una orden de Dios de dejarlo por escrito. Los demonios estaban llenos de odio hacia mí, pero tuvieron que obedecerme por orden de Dios. Lo que he escrito es una sombra pálida de las cosas que vi. Pero noté una cosa: que la mayoría de las almas que están allí son de aquéllos que descreyeron que hay un infierno.
Cuando regresé, apenas podía recuperarme del miedo. ¡Cuán terriblemente sufren las almas allí! Por consiguiente, oro aun más fervorosamente por la conversión de los pecadores. Suplico continuamente por la misericordia de Dios sobre ellos. Oh mi Jesús, preferiría estar en agonía hasta el fin del mundo, entre los mayores sufrimientos, antes que ofenderte con el menor de los pecados”.